Lo apasionante del dibujo libre es la posibilidad infinita que te permite.

No hay reglas ni limites y lo mejor de todo, es subjetivo. Basta con que te guste a ti.

Tu eliges la historia, los personajes y donde se desarrolla, el resto corre por mi cuenta.