Sobre mi proceso creativo

Una ilustración personalizada no solo viene a representar el dibujo de las personas que quieres retratar,  puedes reflejar una situación, una anecdota o simplemente un mensaje. Las ilustraciones que dibujo no son retratos realistas, pero harán que se vean identificadas las personas a quienes van dirigidas, y ese es el valor real.

Puedes recurrir a una ilustración para personalizar tu perfil social o blog, para los peques de la casa, para formalizar una invitación o felicitar las fiestas.

Pueden ser el regalo, o formar parte del regalo, para así personalizarlo.

 

Para realizarlas parto de la imagen que me proporciones y toda la información relevante que pretendas ver reflejada en la ilustración. Darle forma a tu idea no es un trabajo banal, requiere tiempo y mucha pasión por lo que hago. El objetivo es que sea algo único por lo que el presupuesto dependerá de tus preferencias.

 

Te mostraré un boceto antes de meterme en faena para que le des el visto bueno, y en unos días podrás tenerlo en tus manos. La impresión la realizo en tamaño A3 o A4, en papel estucado brillo o mate de mínimo 300gr.