NEVER STOP LEARNING

Si hay algo que no se debe hacer nunca, en cualquier disciplina, es dejar de reciclarse. 

Renovar técnicas, inspirarse en nuevos estilos, formarse en nuevas herramientas de trabajo o la constancia, son tareas fundamentales para crecer profesionalmente y seguir aprendiendo. Lo mejor de todo es que esto es aplicable tanto al amateur como al erudito, siempre hay algo que aprender o de lo que inspirarse.

Hablando de inspiración, es curioso que cuando comienzas a dibujar de forma más profesional y no tan lúdica, y pretendes definir tu estilo, comienzas a buscar artistas con los que te identificas y te empiezas a empapar de sus trabajos.

Tanto que analizas mentalmente cada trazo, cada paleta de colores, el concepto del que les hizo partir su idea hasta completar su ilustración, su técnica..., que a la hora de realizar un trabajo propio, "fusilas" más de la cuenta, y el resultado es mas cercano a un plagio que a algo producto de la inspiración. A esto se la llama "síndrome del impostor", en el que el sentimiento principal es de fracaso por ver un resultado bueno, del que no has sido participe en nada.

 

La parte buena es, que es efímero si trabajas con constancia y empiezas a creer en ti. En ese momento las ideas fluyen y cuando te das una oportunidad, ves que comienzas a crear tu propio estilo y a tener tus primeros éxitos.

Por eso hay que saber inspirarse, dejar que el trabajo de los que admiras te permita crear nuevas ideas, ser un punto de partida para crear algo tuyo. Esfuerzo, suerte y constancia. Y a por todas!!

Escribir comentario

Comentarios: 0